Saltar al contenido

Todo lo que debes saber para evitar problemas y retrasos en tu reforma

    Uno de los mayores retos a la hora de transformar tu casa en el hogar de tus sueños, es evitar problemas y retrasos en tu reforma. Cómo hacerlo es una cuestión de dedicar tiempo y sobre todo tener la máxima organización posible.

    Después de darte consejos a tener en cuenta antes de reformar tu cocina y tu baño, hoy te damos claves aptas para todo tipo de obras (especialmente en las integrales).

    Sigue estos consejos y consigue evitar problemas y retrasos en tu reforma

    1. Ten todas las licencias en regla

    Este es el primer punto a tener en cuenta antes de empezar una reforma. Hacer una obra no es tan sencillo como contratar a un albañil y empezar a picar. Si empiezas tu reforma así, es muy probable que en dos días hayas tenido que parar.

    Para empezar a hacer una obra, debes pedir diferentes permisos a tu ayuntamiento, en función de lo que vayas a hacer y esperar a que te lo otorguen. Esta última parte es muy importante, ya que si empiezas antes de tiempo es probable que te terminen paralizando la obra antes de lo que imaginas.

    Lo aconsejable, es pedir los permisos y licencias lo antes posible ya que, dependiendo del ayuntamiento, y del tipo de permiso tardan un tiempo u otro. Al pedirlos lo antes posible, te aseguras tener todo en regla cuando vayas a empezar.

    2. Avisa a tu comunidad

    Desgraciadamente, el ayuntamiento no es el único que puede ponerte problemas a la hora de hacer una obra. Tus vecinos/as van a ser las personas más afectadas por tu reforma, por lo que, es justo (y bastante necesario) que hables con tu comunidad antes de empezar.

    Cuando recurres a una empresa especializada en reformas, es habitual que el jefe/a de obra sea quien hable con el vecindario. Esta persona es una figura clave en este momento, ya que puede resolver todo tipo de dudas que surjan, así como explicar claramente cómo y por qué se hacen las cosas.

    3. Respeta los elementos comunes

    Este punto está directamente relacionado con el anterior. Para mantener a tu vecindario en una actitud correcta, lo mejor es que cuides los elementos comunes. Una vez más, una empresa especializada debe hacerse cargo de esto. Lo normal, es forrar y proteger todas las zonas comunes para que no se vean afectadas por los golpes y el polvo (ascensor, rellano, descansillo…). Actuando de esta manera, podrás evitar problemas y retrasos en tus reforma, debidos a quejas y situaciones no deseadas con la comunidad.

    4. Recuerda los horarios y decibelios permitidos

    Si avisar a tus vecinos/as y proteger los elementos comunes era importante, respetar los horarios de descanso y decibelios permitidos, puede serlo todavía más. Lo normal, será que la obra se suceda en los horarios permitidos por las ordenanzas públicas, de esta forma evitarás problemas.

    5. Planea y prevé

    Tener un planing es la mejor manera de que evitar problemas y retrasos en tu reforma ¿Por qué?

    • Un planing te ayuda a coordinar perfectamente a los equipos de trabajo. Un ejemplo sencillo de entender: la carpintería de la cocina no puede colocarse antes de que se haya hecho la instalación de las tomas de agua.
    • Planearlo todo te ayudará a tener claro cuánto tardará la obra.
    • Tener unos días establecidos para cada tarea es el mejor método para que todos los equipos de trabajo tengan claro cuándo deben acabar sus tareas.

    6. Compensa los retrasos

    Aún teniendo todo previsto, siempre pueden haber retrasos imposibles de prever, como por ejemplo una viga en mal estado por dentro. Cuando esto sucede hay que procurar compensar el tiempo de demora ¿cómo?

    • Lo primero será avisar a las diferentes cuadrillas que vayan a verse afectadas para que se reorganicen.
    • Lo segundo será ver si algunos de los operarios/as que vienen después pueden aumentar su número de trabajadores, compensando así el tiempo perdido.

    7. Todo por escrito

    Quizá ésta debería ser la regla número uno. Es muy importante que cualquier cosa quede por escrito. Tanto por parte de la empresa constructora como por tu parte debería quedar por escrito cualquier asunto que se acuerde. Por ejemplo, quien asumirá los tiempos de demora si se deben a una culpa imputable, acuerdos extraordinarios como medidas fuera de lo común, formas de pago…

    Todo lo que quede por escrito supondrá un acuerdo formal al que después se podrá recurrir en caso de ser necesario.Como ves, evitar problemas y retrasos en tu reforma, es simplemente una cuestión de conocimiento, sentido común e inversión de tiempo de preparación ¿No puedes dedicarte a estos asuntos? No te preocupes, una empresa profesional puede hacerlo por ti.