Saltar al contenido

Reforma de una cocina blanca y gris con toques bronce

  • por

Marta vive en un pequeño piso en Valencia, acudió a Integra en busca de una cocina que ocupara poco, pero que tuviera mucho espacio de almacenaje donde guardar todos esos gadgets de cocina que tanto le gustan. El reto era difícil, pero el resultado nos encantó.

Una cocina blanca y gris muy compacta

Esta cocina blanca y gris ocupa toda una pared. El espacio de almacenaje se distribuye de arriba a abajo dejando una zona de trabajo central con todo lo necesario.

Los cajones y armarios de la parte superior e inferior no tienen tiradores y cuentan con un cierre amortiguado de última tecnología. Un empujón fuerte y seco hace que se cierre lentamente, mientras que para la apertura sirve con dar un toque para conseguir una lenta extracción. Por otra parte, los armarios laterales tienen tiradores en tonos bronce, a juego con la grifería.

Detalles bronce

Si buscamos un punto distintivo en esta cocina blanca y gris, son los tonos bronce. Un precioso grifo de estilo moderno de la marca Schock se alza sobre la encimera gris. Este detalle, unido a otros complementos decorativos del mismo tono y a los cuatro tiradores de los armarios, aportan un toque original y diferente a una cocina de tonos neutros.

Marta ya disfruta de un espacio compacto, organizado y con una gran zona de almacenaje en la que guardar todos sus accesorios de cocina. Y tú ¿Quieres una cocina adaptada a tus necesidades?