Saltar al contenido

El aseo con azulejos imitación piedra y un espejo retroiluminado que amarás al instante

  • por

El aseo es una estancia algo complicada de diseñar. Se trata de un espacio pequeño que puede quedar excesivamente angosto e incómodo, en el caso de que no se planteen bien los cambios. El proyecto que te traemos hoy, es el resultado de una reforma en la que usamos azulejos de imitación piedra y un espejo retroiluminado. Estos y otros elementos, crean un lugar que se ha convertido en uno de los preferidos de nuestros clientes ¡No te pierdas ningún detalle!

Azulejos imitación piedra en la pared principal

Es difícil entrar en este aseo y no caer rendido ante el azulejo imitación piedra que cubre la pared principal. Pequeños cuadrados en gris oscuro, con una textura muy natural y diferentes profundidades cubren una pared rodeada de azulejos grandes en gris claro. Este contraste, propicia que las geometrías destaquen aún más en el entorno.

Toda la composición está acentuada por un gran espejo retroiluminado, que es «la guinda del pastel» en este proyecto. La luz trasera, acentúa la textura del azulejo y visualmente da la sensación de encontrarnos frente a un increíble eclipse.


Elementos sencillos para no quitar protagonismo a lo importante

Para el inodoro se optó por un modelo sencillo en color blanco para no arrebatar el protagonismo a lo verdaderamente importante: la pared y el espejo retroiluminado.

Además, accesorios como el escobillero se han elegido en blanco y madera, combinando a la perfección con el mueble y el inodoro.


Una combinación espectacular con un toque muy natural

A todos los elementos anteriores, hay que añadir un precioso mueble de madera natural y un lavabo circular.

El conjunto total, unido a elementos decorativos que evocan a la naturaleza, crean un espacio único y relajante.

Una estancia que ya forma parte de los proyectos de nuestra historia, y, sin duda, uno de nuestros trabajos preferidos.

¿Y a ti que te parece?